23/5/10

Valderrama

Comunión de Luis, íntima comida familiar y un canario amarillo de regalo. Hemos evocado de pasada las nuestras, tan diferentes en el fondo y en las formas. El gran Juanito Valderrama cantaba esta copla, segundo recuerdo que permanece: Como una blanca azucena, lo mismito que un jazmín, mi niña va hacia la iglesia, a la iglesia de San Gil... Ha sido marino con galones, por un día. Lo habríamos disfrutado igual.

[i.jfgras. Mi capitán. 2010]

2 comentarios:

  1. No por un día. ¡Por un rato!. ¿Se lo quitó para irse con el canario?

    ResponderEliminar